Neurociencia

Proyecto «Croqueta»

El propósito de la Neurociencia  es aplicar todo lo que se sabe acerca de cómo el cerebro aprende y qué cosas estimulan el desarrollo cerebral, en el ámbito escolar.

Nuestro método de Croqueta aborda la neurociencia a través de seis claves:

Las sorpresas predisponen hacia el aprendizaje.  

Es importante generar situaciones de sorpresa, de forma recurrente en el aula, para activar o mantener la motivación y garantizar que los niños estén predispuestos a disfrutar de las experiencias que les proponemos.

Para entrenar la creatividad hay que dejar que los niños exploren todas sus posibilidades y acompañarlos en el camino.

Es importante que “surja” su singularidad y que se sientan orgullosos de sus producciones.

Lo importante es conocer las emociones, aprender a gestionarlas y tener control sobre ellas, Interactúan con los procesos cognitivos, por ello es importante conocerlas para que no sólo interfieran, sino que beneficien en el proceso de aprendizaje.

Las emociones también nos abren la puerta de la comprensión del otro y nos permiten trabajar las habilidades sociales. La socialización es fundamental ya que está comprobado que se aprende mejor de los otros.  Los demás nos encienden las neuronas espejo, grupo de neuronas que se activan tanto cuando realizamos una acción, como cuando observamos a alguien realizarla

El cerebro trabaja de una manera global e integrada, no fragmentada. Aunque hay funciones que se realizan con más intensidad en un hemisferio cerebral que en otro, el cerebro funciona de forma integral y el cuerpo calloso se encarga de comunicar los dos hemisferios cerebrales

Trabajar de forma holística aporta una importante ventaja en el proceso de aprendizaje,  ya que genera rutas neuronales adicionales. Es necesario incorporar experiencias de aprendizaje que aúnen lo cognitivo, lo emocional y lo psicomotor.

La neurociencia ha demostrado que la actividad física mejora los sistemas cardiovascular e inmunológico, lo que repercute en la motivación y el ánimo Con el ejercicio físico se libera dopamina y favorece el aprendizaje.

El alumnado de hoy necesita adquirir y entrenarse en habilidades, capacidades y destrezas para llegar a ser competente en el mundo que le tocará vivir.

Debemos enseñarles a procesar bien la información, a trabajar con los datos en memoria y a tener flexibilidad cognitiva que les permitirá adaptarse rápidamente a los cambios.